Fundación López Quintás

Biografia

Alfonso López Quintás , es doctor en Filosofía, catedrático emérito de Filosofía en la Universidad Complutense (Madrid), miembro de número de la Real Academia Española de Ciencias Morales y Políticas (Madrid) y de “L’Académie Internationale de l’Art” (Berna); Life fellow de la “Internacional Society of Philosophie” (Armenia). Escribió diversas obras de temas diferentes, con una preocupación marcadamente metodológica.

Comenzó su labor investigando el alcance que tiene la defensa de las realidades "inobjetivas" por parte de los pensadores existenciales (K. Jaspers, G. Marcel, M. Heidegger) y de las realidades "dialógicas" por parte de los pensadores dialógicos o personalistas.Cf. Metodología de lo suprasensible, Madrid 1963; El triángulo hermenéutico, BAC, Madrid 1971; Cinco grandes tareas de la filosofía actual, Madrid 1977; El poder del diálogo y del encuentro, BAC, Madrid 1997.

A su entender, para sacar pleno partido a ambas orientaciones filosóficas, se necesita elaborar una teoría bien aquilatada de los "ámbitos de realidad", del "pensamiento relacional" y del "triángulo hermenéutico". El pensamiento existencial destacó la existencia de realidades "inobjetivas" al lado de las "objetivas". El pensamiento dialógico subrayó la necesidad de considerar el yo como una realidad abierta al tú, y entender que ambos se constituyen en tales en el campo de relación que se abre entre ellos cuando se relacionan de forma creativa y se “encuentran”, en sentido riguroso.

Esa apertura del yo al tú crea una forma elevada de unidad que ha de ser entendida con un modo de pensamiento relacional o "en suspensión", mediante la aplicación del esquema "yo-tú" (no del esquema "yo-ello").  Su actividad intelectual se polariza en torno a cuanto implica su proyecto formativo “Escuela de pensamiento y Creatividad” (Madrid, 1987). Su propósito no es tanto “enseñar” lo que son los valores y lo que implica la creatividad humana, cuanto ayudar a “descubrirlo” y a captar por experiencia la grandeza que adquiere nuestra vida cuando la encaminamos por la vía del encuentro o “éxtasis” y no por la de la fascinación o “vértigo”. Los jóvenes ganan especial lucidez y poder de discernimiento cuando conocen de forma precisa de dónde arrancan estos procesos, cuáles son sus fases, qué consecuencias acarrean.

Este método formativo empezó a diseñarlo al preparar, en Múnich, la tesis doctoral y advertir que buena parte de los fenómenos destructivos en la sociedad contemporánea proceden de fallos en el pensar. Esto le llevó a cambiar el plan inicial de tesis y orientarla hacia la metodología. Sus dos primeras obras tuvieron por título Metodología de lo suprasensible, y prepararon una tercera –Estética de la creatividad-, que se basa en el concepto de “ámbito” y edifica sobre él una teoría del juego y de la interpretación literaria, con amplios análisis de La náusea de J-P Sartre, y de El extranjero y Calígula de Camus.

Todas las obras –aparentemente dispersas- le sirvieron para ahondar en los temas metodológicos esbozados en esa trilogía:

• Los análisis de autores fenomenológicos, existenciales y dialógicos (Husserl, Heidegger, Marcel, Jaspers, Buber, Ebner, Lavelle, Guardini, Mounier…), y posteriormente de Ortega, D´Ors, Amor Ruibal, Zubiri… se dirigieron a destacar la urgencia de pensar con rigor, de forma ajustada a las exigencias de los diversos planos o niveles de realidad. (Cf. El poder del diálogo y del encuentro; Cinco grandes tareas de la filosofía actual; El pensamiento filosófico de Ortega y D´Ors; Filosofía española contemporánea; Romano Guardini y la dialéctica de lo viviente; Romano Guardini, maestro de vida…).

• La distinción de “objetos” y “ámbitos” y de ocho niveles de realidad y de conducta le permitieron abordar de forma precisa diversos temas antropológicos: el conocimiento de los valores, el lenguaje y el silencio, la experiencia estética –sobre todo la de interpretación musical-, la manipulación del hombre a través del lenguaje… (Cf. El conocimiento de los valores, El libro de los valores, Inteligencia creativa, La experiencia estética y su poder formativo, Estrategia del lenguaje y manipulación del hombre, La revolución oculta; La tolerancia y la manipulación).

• El afán de vincular la investigación filosófica y la pedagógica me llevó a analizar la categoría de relación y aplicarla a la tarea de dar a los profesores la alta condición de formadores, colaboradores en el proceso de configuración de la personalidad de los alumnos. (Cf. El poder formativo de la música (Estética musical), La formación por el arte y la literatura, Cómo formarse en ética a través de la literatura, Literatura y formación humana).

• Para mostrar que este proceso ha de ser “dialógico”, libre en colaboración con realidades abiertas o “ámbitos”, puso de relieve la importancia de las “experiencias reversibles” en la vida estética y en la ética. Esta actitud abierta (receptivo-activa) le permitió mostrar la importancia decisiva de la categoría de relación en la constitución de la realidad y en el desarrollo de la persona humana. De ahí que todas las áreas de conocimiento que  muestren dicha importancia a los alumnos se conviertan en una fuente de muy sólida formación humana. (Cf. Cómo lograr una formación integral)

• Esta orientación relacional –que concede al relativismo subjetivista y al objetivismo lo que tienen de exigencia justa y los libera de lo que implican de unilateralidad- le permite otorgar a la vida humana la riqueza de posibilidades que alberga y hacer posible un modo muy eficaz de liderazgo cultural. No intenta seguir una mera orientación sincrética, sino integrar las energías que laten en el ser humano y que sólo aparecen como contradictorias cuando se las ve en un nivel inferior a aquel en el que se dan. Libertad y normas, por ejemplo, se oponen en lo que López Quintás suele denominar nivel 1, pero se complementan y enriquecen en el nivel 2. Un intérprete musical se siente tanto más libre –con libertad creativa, propia del nivel 2- cuanto más fiel es a la partitura, vista como la “norma” que encauza su actividad artística. La consideración atenta de los niveles de realidad y de conducta en que podemos movernos nos da luz para orientar nuestra búsqueda de la felicidad por la vía justa. (Cf. Descubrir la grandeza de la vida; El secreto de una vida lograda; La formación para el amor; El amor humano; Liderazgo creativo).

En 2014 ha publicado un libro denominado La ética o es transfiguración o no es nada, que intenta coronar sus estudios metodológicos mediante la vinculación radical de la teoría de los ámbitos, los niveles, las experiencias reversibles, la participación en la realidad, la creatividad, el difícil y fecundo arte de integrar, el desarrollo cabal de la personalidad en sus distintas vertientes… Esta consideración sinóptica de la vida humana le ha permitido describir de modo preciso la “lógica” de cada uno de los cuatro niveles positivos, lo cual supone descubrir las leyes o constantes que rigen la vida humana en su proceso de desarrollo integral.

Area Privada

if (typeof RokMediaQueries !== 'undefined') window.addEvent('domready', function(){ RokMediaQueries._fireEvent(RokMediaQueries.getQuery()); });